lunes, 15 de junio de 2015

BALANCE DEL MARATÓN SOLIDARIO DE NATACIÓN

Tal y como estaba previsto, el pasado sábado, día 13 de Junio, nuestra Hermandad colaboró activamente con el Club de Natación Santo Reino en pro de una inicativa solidaria de las que remueven las entrañas, pero de las de verdad!
En la piscina de las Fuentezuelas de nuestra capital, tuvo lugar un Maratón solidario de Natación de 12 horas de duración, con múltiples actividades acuáticas, que hicieron las delicias de todos los que allí se congregaron, amenizado con la instalación de nuestro ambigur y sus exquisiteces gastronómicas, haciendo que el evento se impregnara de un auténtico y verdadero espíritu de solidaridad, confraternidad y convivencia; y todo ello, para concienciar a nuestra sociedad, en general y a la industria farmaceútica, en particular, que la vida de las personas está muy por encima de los intereses económicos.
Si significativa fue la asistencia de público, en general, más importante fue la respuesta del CN Santo Reino que, mediante la movilización de sus decenas de socios y simpatizantes, conseguimos que la convocatoria fuese un verdadero éxito.
Siempre merece la pena; siempre bien venidos los recursos que se obtuvieron, entre donativos anónimos, rifas y ambigur. Pero lo más importante, para los destinatarios finales de este tipo de iniciativas, algo que no se paga ni se compra con dinero; el percibir en tus carnes que en esta lucha titánica, no estás solo, que cuentas con la ayuda y el apoyo de un importante número de personas que, como tú, han vivido, viven o quien sabe y Dios no lo quiera, pueden llegar a vivir el drama de las enfermedades raras y a priori, incurables. Esa inyección de fuerza y moral, llena de sentido el día a día y te reafirma en la esperanza de que, algún día, por qué no, la enfermedad de tú hij@ tenga una eficaz y definitiva solución. 
¡...Pongamos en manos de la Divina Providencia, lo que la sociedad arrogante y soberbia, intenta suplantar; porque con fe y esperanza, seremos capaces de conservar la felicidad y la alegría. Esas pequeñas alegrías de cada día que muchas veces no las valoramos ni disfrutamos, ya que esperamos, aguardamos, ansiamos la gran felicidad y, mientras tanto, nos perdemos esos pequeños detalles que nos alegran la vida, a unos y a otros. Son muchos y variados los motivos que nos hacen sentir vivos. Y es que la felicidad no es un destino, sino un camino en el que debemos disfrutar y conquistar las pequeñas alegrías!
Mi más sincera enhorabuena y felicitación a los padres de Celia; para MI, todo un ejemplo de ser buena gente y mejores personas, en el más amplio sentido de las palabras. Vuestra hija, con vosotros a su lado y de esa forma, no tendrá nada que temer.  Esta Hermandad siempre estará con vosotros, aunque solo sea para daros un abrazo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada